Cream Prime surge de la inquietud de dos jóvenes skaters de 21 y 22 años, que hartos de destrozarse las zapatillas patinando decidieron darle una solución. Finalmente después de probar con más de 15 prototipos distintos dimos con el material y la forma idóneas. Ahora que nos hemos lanzado al mercado estamos apoyando el “skate social” que consiste en donar una CreamGrip a ONGs como Megabi Skate y SkatePAL, que promueven el skate entre niños desfavorecidos como herramienta educativa y de desarrollo personal.